¿Quién tiene más influencia en tu vida?

 In News

Esta es una pregunta que puede ser muy común a tu edad. Se discute del impacto que tiene el ambiente a tu alrededor, la presión de grupo, cuánto escuchas a los mayores y qué tanto te dejas llevar por las redes sociales, lo que está de moda, etc.

Por lo mismo, puede que estés muy pendiente de la influencia que tienen todos estos elementos en tu vida. Ahora bien, ¿te has puesto a pensar qué tanta influencia tienes tú en ti mismo?

Tú tomas decisiones todos los días, desde cosas simples hasta situaciones con una mayor trascendencia. ¿Cómo tomas estas decisiones? ¿En qué te basas para tomarlas? Cada una de tus decisiones y tu forma de actuar las determina lo que piensas de ti mismo (tu autoconcepto). Ese autoconcepto está formado, en gran parte, por la conversación interna que tienes contigo a través de tus pensamientos. Basado en lo que piensas de ti mismo, determinas tu camino, las metas que te propones, tus logros, tus reacciones, y básicamente toda tu forma de actuar, pensar y sentir.

Te lo pondré un poco más concreto. En tu mente todo el tiempo estás diciendo cosas… positivas y negativas. Estas cosas que te dices a ti mismo son repetitivas y tienen un gran impacto en ti. Algunos ejemplos: se te resbala el celular y lo botas, el pensamiento en tu cabeza puede ser “qué torpe soy”. Si tú refuerzas ese mensaje, pronto creerás que eres torpe y además actuarás de esa forma para comprobarlo y afirmarlo. Si, por el contrario, te dices “eso fue un accidente, la próxima vez seré más cuidadoso”, tu mente almacenará ese evento como algo fortuito y en el futuro serás más cuidadoso porque lo has reforzado en tu conversación interna.

Según estudios científicos, tenemos alrededor de 60,000 pensamientos en un día. ¡Ese número es altísimo! Obviamente no reparamos en todos esos pensamientos, pero sí debemos ponerles más atención.

¿Qué piensas de ti mismo? ¿Qué piensas de lo que puedes lograr? ¿Crees que eres una buena persona? Si tus respuestas no fueron tan positivas, la buena noticia es que puedes cambiar todo esto. ¿Cómo? Trata de estar más consciente de tus pensamientos y qué te dices a través de ellos. Cuando detectes algún pensamiento negativo, especialmente de ti mismo, cámbialo por uno positivo y convérsalo contigo repetidamente. Esta práctica será de gran impacto en tu autoconcepto y por ende en tus acciones y logros.

Háblate a ti mismo como lo harías a alguien que quieres mucho. Si a tu abuelita se le cae un vaso, ¿Qué le dirías? Jamás le dirías “qué torpe”. En cambio, verías cómo la ayudas y cómo la haces sentir que no tiene importancia, que fue un accidente. Practica esto contigo mismo.

Piensa:
Yo puedo
Soy capaz
Soy bueno en esto
Soy positivo
Me adapto
Si fallas, “la próxima vez lo haré muy bien”

Tú eres la persona con más influencia sobre ti mismo, esa es una gran responsabilidad. Cuida tus pensamientos y trátate siempre con amor y
compasión.

TALK TO YOURSELF LIKE YOU WOULD TO SOMEONE YOU LOVE.

– Karolina Kurkova –
Recent Posts

Leave a Comment

Faces & Our Cultures
Navegando el internet y las redes sociales